martes, 16 de septiembre de 2014

Suicidio.

La noche cae y las voces se hacen presentes,
 me piden que lo haga,
que me suicide de la única forma que se hacerlo,
que acabe con este dolor
pero me niego, grito, maldigo,
lo maldigo por haber llegado a mi vida y luego irse,
porque no quiero ser una miserable
al cometer aquel acto de suicidio,
pero mis manos sienten la necesidad de hacerlo,
soy débil
así que saco mis armas y lo hago,
pero este suicidio no será rápido,
ni saldrá en las noticias.

Esta noche he comenzado mi suicidio
tomando mi bolígrafo,
plasmando en el papel un “Te extraño”
comenzando así  a sangrar letras con tinta.

Esta noche he vuelto a escribirle
y el humo del cigarro
sera el único testigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario