miércoles, 19 de agosto de 2015

Ausencia

Aquí estoy después de meses de ausencia
tratando de escribir algo que libere todo lo que siento
esta vez no busco que alguien lo entienda
busco a alguien que lo sienta
tan real como yo.

Me veo en el espejo y no me logro reconocer
veo a alguien frágil y con los lagrimales a punto de explotar
veo a una chica con la mirada perdida
y con una media sonrisa;
y es que he vuelto a aportar por alguien
que no daban ni un duro por mi,
dejando todas mis ilusiones
en aquel bar,
en aquella cama
en aquel motel.

Es por eso que vuelvo a escribir,
mis resacas llevan tu nombre
y en mis pesadillas siempre están tus ojos.

Quiero dejar ir sus promesas,
sus para siempre,
quiero dejar de revisar el teléfono esperando un mensaje suyo,
dejar de sentirme tan sola en esta habitación
donde su esencia sigue,
dejar de ser dependiente de sus llamadas a media noche,
y de sus besos,
solo quiero dejarlo ir.
Muchos dicen que el amor es  una eterna caída,
pero nadie me dijo como debía de aterrizar
sin salir lastimada.

Aquí me tienes
a las cuatro de la tarde
en el bar donde solíamos vernos,
ahora estoy sola
bebiendo cerveza
y escribiéndote esto;
creo que el alcohol ya está haciendo efecto
te he visto entrar al bar,
te has sentado unas mesas más adelante
y entonces
después de tanto tiempo te veo sonreír,
le sonríes a ella.

Pago la cuenta y salgo de ese lugar,
“Valiente”, “Valiente”, “Valiente”
me repito mientras camino a casa,
cierro la puerta
y dejo que las lágrimas fluyan
esperando poder sobrevivir a este naufragio.

A mi naufragio.



jueves, 28 de mayo de 2015

El amor y todo eso que conlleva

Cuando tenía quince años leí un libro que en la contra portada decía:
"El amor, la más mortal de todas las cosas mortales. Te mata tanto cuando la tienes como cuando no la tienes."
y en realidad nunca llega a entenderla
¿porque teniendo quince años quien sabe que es el amor?
pero ahora veo a mis amigos que lloran por una persona que se fue,
que ya no está a su lado
y se hacen mierda todos los días recordándola,
recuerdo que el odie el final del libro
la chica huyo y dejo al chico,
entonces pienso en todas esas personas
que sufren por que alguien se va de su lado
y se sienten solos,
sienten como si nada tuviera sentido
si esa persona no está a su lado.

Espere un año para saber cómo continuaba la historia
y odie tanto el final
la chica había conocido a alguien más
olvidando a esa persona que le había jurado  amor eterno;
no digo que sea fácil olvidar
pero debes de elegir los recuerdos que quieres conservar de aquella persona
y dejar que la memoria borre los demás,
no puedes vivir siempre en el pasado.

Odie todo de ese libro, entonces entendí que quizás así es la vida,
olvidar, seguir con nuestra vida
y eso es lo que les quiero decir
que la vida no se acaba cuando esa persona se va
que las cosas siguen
que merecemos a alguien que nos haga sentir calor en invierno,
que el verano nunca termina,
necesitamos a esa persona que nos haga sentir únicos
porque los merecemos
porque eso nos han dicho que es el amor,


La historia continua
y la chica no se queda con ninguno chico,
lucha por lo que quería desde un principio
y entendí que el libro nos habla de un amor más grande,
el amor propio,
el amor por nuestros sueños,
por nosotros mismo.
merecemos vernos en el espejo con una sonrisa
y no necesitamos de otra persona para ser felices.

Sé que este texto no habla sobre el amor
porque yo no soy nadie para decirles que es el amor
o el desamor
solo quería decirles
que merecemos querernos un poquito.
---------------------------------------

Sé que me he desaparecido por un tiempo  y el motivo es porque he entrado a trabajar y no tengo tiempo de pasar lo que escribo en la computadora y nada gracias por  seguir leyéndome <3

jueves, 16 de abril de 2015

Tormenta

Ella desapareció del mapa,
se encargo de borrar todos lo caminos,
que alguna vez los unió.

Dicen que él la ha buscado,
que en sus ojos
se desató una tormenta
imposible de parar,
el viento le arrancó las ilusiones
dejándolo indefenso y desnudó
y su sonrisa se convirtió en recuerdo.

Su barco se esta hundiendo,
se quedo sin salvavidas,
la tripulación lo ha abandonado
y él solo observa como sus sueños
se hunden.

Nadie lo ha visto;
pero dicen, que aquella chica siempre fue tormenta,
una tormenta que pacto con el mar
y la luna
para que le devolvieran
 lo que una vez fue suyo

jueves, 2 de abril de 2015

Dos de la mañana.


Te marchaste
y no volviste
¿Acaso olvidaste todas nuestras promesas?
¿Todos los te quiero que te dije mientras dormías a mi lado?.

Desperté de este hermoso sueño para darme cuenta
que ya no eras feliz a mi lado,
que tus ojos ya no brillaban cuando decías mi nombre,
tus manos ya no buscaban las mías
y tus caricias eran frías,
¿Sabes? Este siempre fue mi mayor miedo
despertar una noche y que ya no estuvieras a mi lado;
son las dos de la mañana,
las sombras de mi habitación susurran tu nombre
mientras yo escribo esto
con la ridícula esperanza de que toques a mi puerta
y vuelvas a envolverme en tus brazos
que por mucho tiempo fueron mi hogar,
pero esto no es un cuento de hadas,
tu no volverás,
has tomado otro camino
y yo no puedo seguir dos direcciones
así que espero
que un día nos volvamos a ver,
que sonrías como solías hacerlo -aunque no sea por mi-
que tu mirada vuelva a brillar
y el sol sienta celos de ti
ojala encuentres a alguien que tome tu mano
tan fuerte
que te sientas invencible a su lado,
porque así me sentía a tu lado,
“invencible”.

Ahora solo quedan los recuerdos de lo que fuimos
y las promesas borrosas de lo que queríamos ser,
me toca ser fuerte y sobrevivir a tu ausencia,
a tu partida.

Son las dos y media de la mañana
alguien ha tocado la puerta
o solo son ideas mías
en realidad no lo se,
pero si es que decides volver,
las promesas están junto a tu taza de café -sin azúcar-,
las ilusiones en la cama
y mi corazón en tus manos.

domingo, 22 de marzo de 2015

Te vi besándola.



Te vi besándola
y se rompió algo dentro de mí,
no fue mi corazón,
fue algo más.

Quizás fueron las promesas que teníamos
o los sueños
o las ilusiones
o toda esa mierda que nos decíamos entre copa y copa
mientras nos besamos
y decíamos que lo nuestro era amor,
que ingenuos somos
¿Cómo podría ser lo nuestro amor?
si discutíamos cada vez que estábamos juntos,
entonces tú te ibas a un bar
a tratar de olvidar todas mis caricias –y espero cariño que nunca lo hayas logrado-
mientras que yo me quedaba en casa esperándote
para pedirte disculpas
que quizás si era mi culpa,
que debía de ser menos coqueta
y celosa
sin embargo esa noche fue diferente,
no llegaste a la casa,
tampoco contestaste mis llamadas
y
por primera vez
después de tanto tiempo a tu lado
las lágrimas besaron mis mejillas,
la cama se sintió más grande
y yo, me sentí sola.

Te vi besándola
y supe que me había equivocado
al poner algo tan lastimado como mi corazón en tus manos,
así que ahora tengo que aprender a seguir
sin tus besos en mi cuello,
sin tus manos acariciando mi cabello,
sin tus “te quiero”
sin ti.

Y eso cariño
es lo que más me duele.

viernes, 27 de febrero de 2015

No volveré a escribirte



Es de madrugada, hace tiempo que no escribo
y es que aún no sé cómo explicarle a mi corazón que te has marchado
que decidiste luchar por alguien más,
que apagaste la luz y no te importo que mis demonios salieran,
que ahora escucho a sabina sola,
quizás no deba decirle nada
una noche se cansara de buscarte,
entonces tendremos que aceptar que no volverás,
pero esta madrugada
coloco tus recuerdos del lado izquierdo de la cama
y me aferro a ellos.

Los recuerdos se apoderan de mis
y las lágrimas comienzan su recorrido
¿Cómo es que pasamos de las risas a las lágrimas?
¿Cuándo los silencios dejaron de decir todo?
¿En qué momento tus ojos dejaron de verme?
¿Cuándo dejamos de ser magia?
Pienso en los mil momentos que pasamos juntos
¿Alguna vez volviste a pensar en mí?
porque yo aún pienso en ti
y en que si alguna vez
nos volveremos a ver.

Perdona cariño,
no quería volver a escribiré
porque decías que no había necesidad de palabras
cuando estaba contigo pero ¿qué hago ahora que no estás?
si estas letras son mi único salvavidas
porque sé que ya no hay nada que pueda hacer
te has marchado
has cerrado la puerta
y has dejado la llave en casa,
también olvidaste  llevarte a  mi corazón
porque él no sabe cómo latir sin tus besos –Yo tampoco-

Hace tiempo que no escribía
porque sabía que terminaría
escribiéndote y la razón me ha dicho que hacerlo
solo me hace daño,
así que adiós, -sí, esta vez la que dice adiós soy yo-
no volveré a escribirte
hasta que dejes de doler.

viernes, 23 de enero de 2015

Cotidianidad



Abrimos los ojos
apagamos alarmas
nos vestimos
desayunamos
salimos de casa
y nos dirigimos la escuela.

Clases,
risas,
aburrimiento.

De vuelta a casa,
tarea,
internet,
dormir.

La misma rutina,
12 meses
365 días.


Pasamos la mayor parte
del tiempo esperando
que un momento
cambie nuestra vida,
¿Cuantas cajetillas de cigarrillos te has fumando esperando ese momento?
¿Cuantas noches has perdido soñando ese momento?,
tenemos que abrir los ojos
las cosas no pasaran con solo pensarlas,
anda
desabróchate la camisa
deja que el viento levante tu falda
y veamos mas mundo.

Hay que entender que el tiempo no vuelve,
que nuestros labios nos piden mas besos
que versos,
nuestra espalda esta cansada
de dormir y despertar en la misma cama,
nuestros ojos
merecen mas realidad
que lágrimas
y si,
la vida no es fácil
pero las mejores cosas pasan
cuando salimos de nuestra zona
de confort.

Seamos aventureros,
pongamos nos nuestros mejores zapatos
que tenemos que bailar
con nuestros sueños
hasta que se haga de noche (o se hagan realidad)
lo que ocurra primero.


Hace una semana me encontré con el vídeo de Fernando Guisa (https://www.youtube.com/watch?v=M-U583ZGN9Y) y de ese vídeo salieron estas letras.

jueves, 15 de enero de 2015

Realidad (con sabor a ilusión).




Otra vez deje que el brillo de tus ojos me cegara,
tome tu mano
pero tú no tomabas la mía,
besaba tus labios
pero tú solo besabas mi frente,
te escribía
pero eso nunca te importo.
no eras expresivo
y eso nunca te lo reclame
porque yo tenía suficiente amor para los dos
pero de nuevo me equivoque.

Ahora estoy aquí llorando
por algo que sabía que nunca iba a funcionar,
diciéndole a mi corazón que deje de llorar
mientras que la razón lo regaña
y yo
solo soy un cuerpo ausente
que ve el techo de su pared
mientras las lágrimas recorren mis mejillas,
escuchando una canción
porque nunca tuvimos “nuestra” canción,
dejo que el dolor llene mis pulmones
quiero sentirte
aunque duelas,
aunque no estés del lado izquierdo de la cama.

Y es que hoy la realidad ha golpeado mi pared,
todas las ilusiones
salieron por la ventana,
el aire se llevó tu aroma,
el sol seco mis lagrimas
la realidad se sentó en el sofá
y  con una sonrisa burlona
me dijo
“¿cuándo te vas a dar por vencida?
le serví café
me senté a su lado,
y juntas vimos el primer atardecer de febrero.

A veces la realidad es hermosa.