jueves, 11 de septiembre de 2014

Olvidar.

De  nuevo eres el motivo de mi insomnio,
esta noche mientras la música inunda mi habitación
te escribo para poder olvidarte.

Olvidar el sonido de tu risa.
Olvidar el camino de tus caricias.
Olvidar el olor de tu perfume.
Olvidar los hoyuelos de tu sonrisa.
Olvidar el color de tus ojos.
Y olvidar la forma en que me hacías el amor.

Porque he recordado que hay una vida,
que me he negado a vivir desde tu partida
y mientras escribo esto, sonrió
porque este es el adiós,
este es tu olvido.




1 comentario: