viernes, 27 de febrero de 2015

No volveré a escribirte



Es de madrugada, hace tiempo que no escribo
y es que aún no sé cómo explicarle a mi corazón que te has marchado
que decidiste luchar por alguien más,
que apagaste la luz y no te importo que mis demonios salieran,
que ahora escucho a sabina sola,
quizás no deba decirle nada
una noche se cansara de buscarte,
entonces tendremos que aceptar que no volverás,
pero esta madrugada
coloco tus recuerdos del lado izquierdo de la cama
y me aferro a ellos.

Los recuerdos se apoderan de mis
y las lágrimas comienzan su recorrido
¿Cómo es que pasamos de las risas a las lágrimas?
¿Cuándo los silencios dejaron de decir todo?
¿En qué momento tus ojos dejaron de verme?
¿Cuándo dejamos de ser magia?
Pienso en los mil momentos que pasamos juntos
¿Alguna vez volviste a pensar en mí?
porque yo aún pienso en ti
y en que si alguna vez
nos volveremos a ver.

Perdona cariño,
no quería volver a escribiré
porque decías que no había necesidad de palabras
cuando estaba contigo pero ¿qué hago ahora que no estás?
si estas letras son mi único salvavidas
porque sé que ya no hay nada que pueda hacer
te has marchado
has cerrado la puerta
y has dejado la llave en casa,
también olvidaste  llevarte a  mi corazón
porque él no sabe cómo latir sin tus besos –Yo tampoco-

Hace tiempo que no escribía
porque sabía que terminaría
escribiéndote y la razón me ha dicho que hacerlo
solo me hace daño,
así que adiós, -sí, esta vez la que dice adiós soy yo-
no volveré a escribirte
hasta que dejes de doler.