domingo, 28 de septiembre de 2014

Pasión de Londres

Cierro los ojos y de nuevo
le pido un deseo
a las estrellas,
que quizás
ya estén cansadas
de escuchar el mismo, 
pero el problema
es que él nunca
me enseñó a
hacer versos
sin sus ojos,
rimas
sin su nombre
y estrofas
sin sus caricias.

Esta noche soy creyente
de que la luna
susurra mis
“te quiero” a todo Londres
y que en las estrellas
están mis reflejados mis deseos,
pero se,  que ya no miras
el cielo por las noches porque estas
formando versos
con otros labios
y  rimas con otras manos,
dejamos de ser métrica
y nos convertimos en letras
desordenadas
que ser perdieron por el placer
de ser un poema
y no fuimos mas que gemidos
de una noche,
caricias rápidas,
sin marcar camino,
es que a veces pienso
que mi piel tiene memoria
porque no puedo olvidar
el recorrido sin sentido
de sus manos.

Esta noche mientras tomo 
el tren de regreso
a casa, afirmó
y aclaró            
que solo fuimos
y seremos
pasión de Londres 

No hay comentarios:

Publicar un comentario