jueves, 15 de enero de 2015

Realidad (con sabor a ilusión).




Otra vez deje que el brillo de tus ojos me cegara,
tome tu mano
pero tú no tomabas la mía,
besaba tus labios
pero tú solo besabas mi frente,
te escribía
pero eso nunca te importo.
no eras expresivo
y eso nunca te lo reclame
porque yo tenía suficiente amor para los dos
pero de nuevo me equivoque.

Ahora estoy aquí llorando
por algo que sabía que nunca iba a funcionar,
diciéndole a mi corazón que deje de llorar
mientras que la razón lo regaña
y yo
solo soy un cuerpo ausente
que ve el techo de su pared
mientras las lágrimas recorren mis mejillas,
escuchando una canción
porque nunca tuvimos “nuestra” canción,
dejo que el dolor llene mis pulmones
quiero sentirte
aunque duelas,
aunque no estés del lado izquierdo de la cama.

Y es que hoy la realidad ha golpeado mi pared,
todas las ilusiones
salieron por la ventana,
el aire se llevó tu aroma,
el sol seco mis lagrimas
la realidad se sentó en el sofá
y  con una sonrisa burlona
me dijo
“¿cuándo te vas a dar por vencida?
le serví café
me senté a su lado,
y juntas vimos el primer atardecer de febrero.

A veces la realidad es hermosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario